Programa de conservación y estudio ombrométrico

Las cuevas tienen una temperatura y humedad diferente del exterior, lo que crea un microclima único y específico para cada una de ellas. La presencia de organismos ajenos puede romper el frágil equilibrio interior, hecho que puede repercutir negativamente, en el caso de cavidades con representaciones artísticas, en la conservación de las mismas.

Cuando en el 2002 el EPPEX inicia su programa de intervenciones en Maltravieso, el estado de abandono en el que se hallaba la cueva no favorecía ninguna actividad arqueológica. Por ello, el programa, se proyectó en dos etapas: la primera de limpieza y sondeo; y la segunda de excavación y estudio.

Con anterioridad al inicio de las excavaciones se inició el programa MTV-air, un conjunto de medidas destinadas al control del microclima interior de la cueva, tanto de humedad y temperatura como del CO2.

Este programa todavía está vigente y en la actualidad ya disponemos de los primeros datos para entender el funcionamiento interno de la cueva y el impacto de la presencia de los excavadores durante las campañas anuales.

El análisis de los datos obtenidos nos muestra que la realización de los trabajos de investigación en el interior de la cavidad no modifica el microclima, garantizando la buena conservación de las pinturas.

Gráfico que muestra la evolución de la temperatura diaria en la Sala de las Chimeneas de la cueva de Maltravieso durante la intervención arqueológica.