Español  

La Sala de los Huesos: neandertales y hienas

Gracias a los trabajos de limpieza de los escombros procedentes del corredor efectuado en los años 60, se descubrió en el año 2003 la Sala de los Huesos, que recibió este nombre por la gran cantidad de restos faunísticos que allí se encontraron. En el momento de su descubrimiento la sala se encontraba prácticamente colmatada.

La Sala de los Huesos se encuentra situada en la zona que Callejo denominó como Galería de acceso a la Sala de las Columnas. Se trata de una sala angosta con morfología de tendencia oval irregular. La altura de los techos es variable, desde la decena de centímetros hasta un máximo 1,5 metros. Este aspecto ha dificultado en muchas ocasiones los trabajos de excavación.

El depósito de la Sala de los Huesos está datado entre 180 y 117 Ka. (estadios isotópicos 5 y 6/7), por lo que los restos arqueológicos que contiene se sitúan a finales del Pleistoceno medio que culturalmente se corresponde con el Paleolítico Medio.

Se han encontrado herramientas líticas confeccionadas en cuarzo y cuarcita que fueron talladas por los neandertales que habitaron el Calerizo Cacereño. Los huesos fósiles junto a los que se encuentran estas herramientas apuntan a que se usaron para procesar la carne de diferentes animales. Además, en la Sala de los Huesos encontramos numerosos restos de hiena y de algunos animales carroñeados por ellas, lo cual sugiere su funcionamiento en algunas etapas como cubil de estos carroñeros.

La tecnología de los neandertales: la industria lítica

Los neandertales que tallaron las herramientas líticas de la Sala de los Huesos usaron como materia prima diferentes tipos de cuarzo, procedentes tanto de las inmediaciones del yacimiento, como transportados desde los Humedales de Malpartida de Cáceres, donde se encuentran el Millar y Vendimia.

Se han encontrado núcleos (matrices que se tallan para obtener lascas), lascas (cuchillos para cortar) y lascas retocadas como denticulados, muescas y raederas. Las características técnicas del conjunto lo sitúan en los tecnocomplejos de Modo 3.

Lasca retocada de cuarzo y diente de bóvido.
La fauna del Pleistoceno medio: hienas, caballos y ciervos

La variedad de especies animales presentes en el depósito de la Sala de los Huesos es muy amplia destacando los carnívoros. Osos, lobos, linces, zorros, pero sobre todo hienas (Crocuta crocuta), representan algunos de los mamíferos presentes en el entorno de la cavidad durante el final de Pleistoceno medio.

Por su parte, los herbívoros se encuentran representados por caballos y bóvidos salvajes (Equus ferus y Bos primigenius), ciervos y rinocerontes. Las marcas de corte y mordeduras preservadas en la superficie de los huesos nos indican que estos ungulados fueron las presas habituales de hienas y homínidos.